♥NO TE OLVIDES DE TU HERENCIA♥







La única esperanza firme y consistente es la herencia de la Vida Eterna, no hay ninguna otra que la supere; esta herencia otorgada por Dios se alcanza únicamente por medio de Jesucristo. Bendito el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que según su grande misericordia nos hizo renacer para una esperanza viva, por la resurrección de Jesucristo de los muertos, para una herencia incorruptible, incontaminada e inmarcesible, reservada en los cielos para vosotros”1 Pedro 1:3-4 Herencia indescriptible. No se puede explicar con palabras las infinitas y diversas bendiciones que se obtienen con la herencia de la Vida Eterna;van más allá de toda especulación lógica, más allá del tiempo, más allá del espacio. Toda descripción que la Biblia presenta, es por medio de semejanzas asimiladas y conocidas por nuestros sentidos; sin embargo, no hay palabras para describirlas, ni ideas para comprenderlas. “Antes bien, como está escrito: Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, ni han subido en corazón de hombre, son las que Dios ha preparado para los que le aman” 2 Corintios 2:9. Toda herencia terrenal palidece ante la herencia que como hijos de Dios tenemos derecho; estamos convencidos de ello. “El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios. Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados” Romanos 8:16-17. Invirtiendo para la eternidad. Al tener la firme convicción de nuestra herencia EN Cristo, toda ambición terrenal queda en último plano; entendemos como extranjeros y peregrinos en la tierra, de que todas las cosas son caducas, de que únicamente son medios para nuestra subsistencia. Al respecto, el consejo de nuestro Señor Jesucristo está claro y libre de ambigüedades No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan; sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan”Mateo 6:19-20. Como herederos de Dios, no hemos de perder el objetivo por el cual estamos en la tierra. Estamos aquí para cumplir con la misión de alumbrar el mundo con el mensaje del evangelio, todos nuestros recursos deben ser empleados de alguna manera para ese propósito Porque así nos ha mandado el Señor, diciendo: Te he puesto para luz de los gentiles, a fin de que seas para salvación hasta lo último de la tierra Hechos 13:47; así también estamos en el mundo para ser medios de bendición ante las diversas necesidades que el prójimo padece. En la medida que recibamos, así también hemos de dar. Dios nos da para que demos, no para que atesoremos. Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo suficiente, abundéis para toda buena obra; como está escrito: Repartió, dio a los pobres; su justicia permanece para siempre. Y el que da semilla al que siembra, y pan al que come, proveerá y multiplicará vuestra sementera, y aumentará los frutos de vuestra justicia, para que estéis enriquecidos en todo para toda liberalidad, la cual produce por medio de nosotros acción de gracias a Dios 2 Corintios 9:8-11. No te olvides de tu herencia.¡Es insuperable! Pídele a Dios que abra tus ojos para que puedas ver más allá de las realidades terrenales y caducas; al adquirir esa convicción podrás decir con seguridad: “El Dios eterno es la porción de mi herencia...Es hermosa la heredad que me ha tocado”Salmo 16:5-6

Comentarios

Entradas populares de este blog

♥Eres un Diseño de Dios♥...Salmos 139:16

Estudio sobre La Oración............Efesios 6:18

Creciendo en Su Voluntad.........2 Reyes 6:1-7